Peridotitas: solidificando CO2

  • Share on Tumblr

image

Una nueva idea para capturar CO2 consiste en bombearlo hacia el interior de rocas de peridotita para formar caliza o mármol. Esta reacción ocurre de forma natural en el subsuelo pero su velocidad se podría multiplicar por un millón simplemente taladrando la roca e inyectando el gas.

La peridotita es una arcilla que abunda especialmente en el desierto de Omán. La que existe en este desierto dicen que podría absorber 4.000 de los 30.000 millones anuales de toneladas de dióxido de carbono que producimos (la octava parte de lo que emiten las industrias y medios de transporte de todo el mundo). Así lo han calculado Peter Kelemen y Juerg Matter, de la Universidad de Columbia en Nueva York. Estos afirman que el proceso de inyección estaría en gran parte autoalimentado, ya que una vez consumida la energía inicial para disolver el gas a presión en agua caliente para inyectarlo por primera vez en la roca, el proceso se mantendría energéticamente gracias al calor geotérmico del subsuelo y al químico generado en la reacción de la peridotita con el CO2.

La técnica sería especialmente adecuada para las compañías petroleras próximas al desierto de Omán, ya que se ahorrarían en gran parte los gastos de transporte del gas. Las europeas podrían optar por enviar el CO2 por tuberías hasta los grandes depósitos de peridotita que existen en los Balcanes. Hay también grandes yacimientos en Papúa Nueva Guinea y Nueva Caledonia y menores en el oeste de Estados Unidos, el norte de África, Rusia y España. Otra posibilidad sería taladrar agujeros submarinos hasta alcanzar la capa de peridotita que se extiende por debajo del fondo oceánico.

La peridotita no es la única roca que absorbe dióxido de carbono. También lo hace el basalto. En Islandia están haciendo pruebas con él.

Fuentes: El País, Resumen del artículo de investigación de Kelemen y Matter)

Leave a Reply

Your email address will not be published.