Pequeños sensores colocados en bicicletas registran la contaminación urbana y la envían por móvil

  • Share on Tumblr

Investigadores de la Universidad de Cambridge han puesto a punto un sistema capaz de monitorizar la contaminación ambiental mediante el teléfono móvil y un pequeño dispositivo que se adosa a una bicicleta. Concretamente, las pruebas se están haciendo en las bicis del servicio postal inglés de la ciudad de Cambridge, según informa New Scientist.

El dispositivo consiste en un sensor químico (“nariz electrónica”) y un localizador geográfico (GPS). El sensor es capaz de detectar y cuantificar óxidos de carbono (CO, CO2) y de nitrógeno (NOx), dato que envía al móvil por bluetooth. Este recibe al mismo tiempo del GPS la posición. Ambos tipos de datos (químicos y geográficos) los manda el móvil a un centro de control. En la página de estos investigadores se muestra cómo funciona el sistema. Se está pensando adaptarlo a personas (por ejemplo, agentes de tráfico).

El sistema tiene también interesantes aplicaciones médicas; por ejemplo, para el tratamiento de asma causado por contaminantes. En este caso, el paciente lleva encima el sensor y un dispositivo que mide el funcionamiento de los pulmones. Los datos se envían al médico, que puede identificar así los desencadenantes de las crisis asmáticas en ese enfermo concreto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.