Una superficie de cobre se comporta como un fluido cuando se desliza sobre ella una cuña de acero

  • Share on Tumblr

 

El último número de la revista Physical Review Letters trae en portada un desubrimiento sorpendente: metales como el cobre experimentan un fenómeno semejante al que sufre la superficie de un fluido cuando un sólido la roza; es decir, se pierde la forma plana de la superficie y se forman como “olas” para al poco tiempo recuperarse el estado normal.  Una microfotografía tomada con cámara de alta velocidad lo muestra. Cuando una cuña de acero (arriba a la izquierda) se presiona sobre una superficie de cobre, esta se abulta por delante de la cuña  (como cuando se pasa un cuchillo por una superficie de mantequilla o de helado) y además se forman vórtices y remolinos, recuperándose después.

Los metales están formados por grupos de cristales llamados granos. La explicación que dan los descubridores al fenómeno se relaciona con desetabilizaciones plásticas debidas a los granos parecidas a las inestabilidades de Kelvin-Helmholtz que se dan en los fluidos. Al parecer, cuanto más pequeño sea el grano de la superficie menos se dan estos dobleces y agrietamientos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.