Diálogo de Sara (3 años) con su papá, un profesor de química pelmazo del que difícilmente aprenderá algo de química

  • Share on Tumblr

Stephen McNeil >

niña de 3 años triplenlace.comSARA.: Papá, ¿estabas en la ducha?

PAPÁ: Sí

S.: ¿Por qué?

P.: Porque estaba sucio y una ducha me limpia.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué la ducha limpia?

S.: Sí.

P.: Porque el agua se lleva la suciedad cuando se utiliza jabón.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué debo usar jabón?

S.: Sí.

P: Porque el jabón atrapa la suciedad y permite que el agua lave.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué el jabón atrapa a la suciedad?

S.: Sí.

P.: Porque el jabón es un agente tensioactivo.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué es el jabón un tensioactivo?

S.: Sí.

P.: Esa es una pregunta excelente. El jabón es un agente tensioactivo porque forma micelas solubles en agua que atrapan la suciedad; si no lo hiciera, la suciedad y otras partículas de aceite serían insolubles.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué forma micelas el  jabón?

S.: Sí.

P.: Porque las moléculas de jabón son cadenas largas con una cabeza polar  hidrofílica y una cola no polar hidrofóbico. ¿Puedes decir “hidrófilica”?

S.: Hirrocí…fica

P.: ¿Y puedes decir ‘hidrofóbico’?

S.: Hirrozóbico

P.: ¡Excelente! La palabra “hidrofóbico” significa que se evita el agua.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué quiere decir eso?

S.: Sí.

P.: ¡Es una palabra griega! “hidro” significa agua y “fobia” significa “miedo”.”Fobos” es el miedo. Así, “hidrofóbica” quiere decir que tiene “miedo al agua”.

S.: ¿Como un monstruo?

P.: ¿Quieres decir como tener miedo de un monstruo?

S.: Sí.

P.: Un monstruo aterrador, claro. Si tuvieras miedo de un monstruo, una persona griega diría que eras “gorgofóbica”.

(Pausa)

S.: (Pone los ojos en blanco) Pensé que estábamos hablando de jabón…

P.: Estamos hablando de jabón.

(Larga pausa)

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué las moléculas de jabón tienen una cabeza hidrofílica y una cola hidrofóbica?

S.: Sí.

P.: Debido a que los enlaces C-O en la cabeza son altamente polares, y los enlaces C-H en la cola son no polares.

S.: ¿Por qué?

P.: Debido a que, mientras que el carbono y el hidrógeno tienen casi la misma electronegatividad. el oxígeno es mucho más electronegativo, polarizando así los enlaces C-O.

S.: ¿Por qué?

P.: ¿Por qué el oxígeno es más electronegativo que el carbono y el hidrógeno?

S.: Sí.

P: Eso es complicado. Hay diferentes respuestas a esta pregunta, en función de si se está hablando de la electronegatividad de Pauling o la de Mulliken. La escala de Pauling se basa en las diferencias de fuerzas de enlaces entre moléculas homonucleares y heteronucleares, mientras que la escala de Mulliken se basa en las propiedades atómicas de afinidad electrónica y energía de ionización. Pero en realidad. todo se reduce a la carga nuclear efectiva. Los electrones de valencia en un átomo de oxígeno tienen una energía más baja que los de un átomo de carbono, y los electrones compartidos entre ellos se sienten atraídos con más fuerza por el átomo de oxígeno, porque los electrones en un átomo de oxígeno sufren una carga nuclear mayor y por lo tanto una atracción más fuerte hacia el núcleo atómica. Es guay, ¿eh?

(Pausa)

S.: No lo entiendo.

P: Bueno, no te preocupes; la mayoría de mis estudiantes, tampoco. .

—————————–

Crítica:

No me extraña que sus alumnos no entiendan a este profesor. En las explicaciones que da a su hija todo va bien hasta que a la pregunta de ella ¿por qué el jabón atrapa a la suciedad? le responde: “porque es un tensioactivo”. Ese es el truco de muchos profesores que no saben enseñar: utilizan palabras extrañas para neutralizar al auditorio mostrando su supuesta superioridad. Ante ese tipo de respuestas, un alumno que no sabe lo que es un tensioactivo, se sentirá cohibido (“¿debería saberlo?” y probablemente no lo pegunte, por si acaso.

A mi juicio, el profesor debe emplear palabras que los alumnos entiendan, para explicar un fenómeno, y después puede dar la palabra científica con que se conoce ese fenómeno. Por ejemplo, a la niña podría haberle contestado: “porque el jabón se pega a la suciedad como lo hacen dos imanes”. Muy probablemente, una niña de tres años habrá visto cómo se pegan dos imanes. (Si no, se le puede poner el ejemplo de la cinta adhesiva.) Si la niña preguntara a continuación por qué se pegan dos imanes, seria un error hablarle del electromagnetismo (¡tiene 3 años!). Mejor se le podría decir que en la naturaleza se dan atracciones no siempre completamente bien entendidas, como la que se observa cuando soltamos un libro que tenemos en la mano: ¡se sentirá atraído por el suelo! (Y después –no antes–, si se quiere se le puede dar la palabra científica: “ a eso lo llamamos atracción de la gravedad”.)

Este profesor continuamente emplea la misma estrategia errónea. Cuando la niña le pregunta por qué el jabón se lleva la suciedad, le contesta: “porque forma micelas”, como si una niña de 3 años tuviera que saber qué es una micela. Yo le diría más o menos esto:

El jabón, como todas las cosas que ves, está formado por trocitos muy pequeños que llamamos moléculas. Todas las cosas están formadas por moléculas, pero cada cosa tiene moléculas de diferente forma y tamaño. Resulta que la suciedad tiene un tipo de moléculas y el jabón otro tipo, pero las moléculas de jabón y las de suciedad se pegan como se pegan dos imanes. Ahora bien, las moleculitas de suciedad están hechas de tal modo que no se pegan a las de agua, pero las de jabón sí se pegan a las de agua. Entonces, cuando nos duchamos, el chorro de moléculas de agua se pega a las de jabón y las arrastra, pero como las de jabón ya están pegadas a las de suciedad, también las arrastra. Todas se van juntas por el desagüe: las de suciedad, las de jabón y las de agua, todas pegadas.

Después “explica” a su hija que “hidrofílica” es una palabra griega. ¿Sabrá una niña de 3 años qué es el griego? ¿No sería mejor evitar la palabra “hidrofílica” y decir simplemente que hay moléculas que no se pegan al agua y otras que sí? Simultáneamente, mientras le digo esto, llevaría a la niña a la cocina y haría este experimento: en un vaso echaría aceite y agua; en otro, vinagre (de color fuerte si es posible, para que se distinga bien) y agua… Y si la niña sigue interesada, echaría un poco de gel de baño (jabón) en la mezcla de aceite y agua y la agitaría…

En fin, con las “explicaciones” que le ha dado su padre (especialmente las últimas, que son apoteósicas), probablemente esta niña odiará la química desde los 3 años y no seguirá el camino del progenitor. Una pena, porque por su interés se ve que apuntaba alto.

—————————–

Este artículo, cuyo título original es  A dialogue with Sarah, aged 3: in which it is shown that if your dad is a Chemistry professor, asking “why” can be dangerous, apareció originalmente en la revista The Science Creative Quarterly, 8 (2013).

—————————-

Traducido y comentado por Luis Enrique Castillero.

Una respuesta para "Diálogo de Sara (3 años) con su papá, un profesor de química pelmazo del que difícilmente aprenderá algo de química"

  1. Francisco Javier Zarzuela Martín   1 - agosto - 2013 at 10:08

    Fui engañado.
    Me aconsejaron memorizar en primera instancia y en una reposada relectura, interiorizar la magna obra de Gögel. Comprendí los Teoremas de incompletitud del citado Gödel. Pues con todo eso, a las preguntas de mi nieto, a los incansables “por qué” un servidor, incapaz, incapaz, incapaz.
    Mi padre tenía razón; ¡eres un tarugo!
    Bueno, pediremos ayuda, cualquier nieto la merece.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.