Galio y aluminio: amor destructivo

  • Share on Tumblr

El galio es un metal físicamente parecido al mercurio. Ambos son plateados y brillantes y tienen tendencia a presentarse en estado líquido. Ese es el estado normal del mercurio, si bien si lo enfriamos por debajo de -39 ºC solidifica. El galio, por su lado, es sólido a temperatura ambiente, pero se licua a partir de 30 grados. Eso significa que un trozo de galio se derretirá si lo tenemos un rato en nuestra mano, como muestra la imagen:

gajitz.com

Esta propiedad podría permitirnos gastar algunas bromas. Por ejemplo, si agitáramos un líquido caliente con una cucharilla de galio podríamos comprobar que esta cae hecha gotas al fondo del vaso en poco tiempo:

Pero de lo que queremos hablar hoy es de otra curiosa propiedad del galio: su interacción con el aluminio. Desde hace mucho tiempo se conoce que el galio líquido interacciona con los objetos de aluminio de modo que los vuelve frágiles y quebradizos, como si en realidad estuvieran hecho de papel de aluminio.  El fenómeno ha sido muy estudiado, pero, según creemos, aun no existe una explicación totalmente convincente. Por lo que se ha estudiado, los átomos de galio se introducen entre los microgranos del aluminio metálico y producen su disgregación.

En los siguientes vídeos pueden verse sendos ejemplos de la acción del galio sobre el aluminio. En el primero se usa una lata; en el segundo un disipador de calor de un ordenador. Téngase en cuenta que el efecto no ocurre de inmediato. En el caso del disipador se deja estar en contacto a ambos metales durante un día.

Leave a Reply

Your email address will not be published.