Bonita aplicación de las tintas termocrómicas

  • Share on Tumblr

Las tintas termocrómicas (colorantes termocrómicos, en general) son unos compuestos químicos que se empezaron a desarrollar en la década de los setenta y que, como su nombre sugiere, cambian de color (reversiblemente) al ser expuestos al calor. Hay dos tipos básicos de estos materiales: los leucocolorantes y los cristales líquidos.

Una especie leucolorante es la que tiene la capacidad de presentarse de dos formas diferentes según las condiciones del medio, y cada una es de un color (o bien una es incolora). Un ejemplo es la fenolftaleína. Y un cristal liquido es un material con propiedades intermedias entre los sólidos y los líquidos que suele experimentar transiciones de fase acompañadas de cambios en sus propiedades ópticas.

Estos materiales se aplican en la construcción de termómetros o medidores de la carga de las baterías, entre otras aplicaciones, además de la mencionada fabricación de tintas termocrómicas.

Hubo un tiempo en que estas tintas se emplearon para confeccionar camisetas, pero resultaban comprometedoras porque resaltaban el calor de ciertas partes del cuerpo. Aquí les mostramos una aplicación al arte del papel de pared pintado, que cambia de color en la zona próxima al radiador cuando este se enciende.

He aquí otra, aún más artística:

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.