Otto Wichterle, inventor de las lentillas blandas sin obtener por ello ningún beneficio

  • Share on Tumblr

imageLos miopes de la Humanidad le deben mucho al químico Otto Wichterle, nacido hace hoy –27 de octubre– 100 años en la ciudad checa de Prostějov (falleció en 1998).

El hombre quizá no estaba muy contento con las gafas que llevaba (foto de la derecha) y eso lo animó a sustituirlas.

Wichterle era un químico orgánico especialista en polímeros. Trabajó inicialmente con poliamidas y lactamas, obteniendo la primera fibra sintética de poliamida, el silón, que compitió con el nailon estadounidense en Checoslovaquia.

Siendo director del Instituto de Química Macromolecular (IQM) enfocó su investigación hacia los hidrogeles, que son polímeros hidrófilos pero insolubles en agua, blandos y elásticos. En 1953 patentó el método para fabricar uno de ellos. el metracrilato de 2-hidroxietilo..

Las cuatro primeras lentillas las hizo  en su casa en 1961 con el aparato que ven a la derecha, una adaptación de un juego de construcción para niños llamado Merkur. El Gobierno checo había puesto trabas a sus investigaciones y por esa razón tuvo que hacerlas a título particular.

Pero, según parece, Wichterle no obtuvo ningún beneficio económico de su extraordinario invento porque la Academia Checoslovaca de Ciencias, titular del IQM, vendió los derechos de la patente a los Estados Unidos sin conocimiento del inventor.

Eran los tiempos de la Checoslovaquia comunista. Wichterle era un trabajador que se debía a un Estado al que no caía “simpático”, a juzgar por su expulsión del Instituto de Tecnología Química de Praga (1958) en una purga política y posteriormente del IQM (1970) por firmar un manifiesto en favor de la democratización de su país. Si a eso añadimos que fue preso de la Gestapo en 1942, concluiremos que nuestro químico no tuvo mucha suerte con los políticos.

Afortunadamente, al final de su vida fue rehabilitado. Lo nombraron presidente de la Academia Checoslovaca de Ciencias y hasta existe un asteroide nombrado en su honor.

image

Una gran personalidad

El actual director del IQM checo opina del personaje:

Aunque el profesor era un hombre muy informal, de inmediato provocaba respeto entre sus interlocutores. Muchas veces pude observar que las personas que lo veían por primera vez se callaban para poder escucharlo cuando él se ponía a hablar. No daba mucha importancia a los trámites, era muy activo y enérgico. Siempre tenía prisa, nunca andaba con paso lento. Cuando empezaba a interesarse por algo, el interés se le notaba en la cara y contagiaba con su entusiasmo a todo el mundo..

Wichterle fue una persona de gran renombre a nivel mundial, uno de los padres de la química macromolecular como rama científica. Fue un personaje excepcional también por su actitud moral y por su capacidad de organización, lo que demostró al fundar el Instituto checo de Química Macromolecular. En resumen, fue un personaje polifacético y respetado.

Para recordar los méritos de  Wichterle, la Academia de Ciencias checa ha organizado una exposición que estará abierta hasta el 31 de octubre.

image

Leave a Reply

Your email address will not be published.