Una semblanza del químico-físico español Miguel Catalán

  • Share on Tumblr

miguel ángel catalán - triplenlace.com

María del Carmen García Veza >

Miguel Catalán Sañudo nació en Zaragoza en 1894 y falleció en Madrid en 1957.

Se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad de Zaragoza en 1909. Pasados unos años marchó a Madrid, donde residiría hasta su fallecimiento.

Al llegar a Madrid se hizo socio de la Sociedad de Espectroscopia, a la que pertenecía Ángel del Campo, químico como él. Esta unión fue bastante fructífera para Catalán ya que entró a formar parte de la Junta para la Ampliación de Estudios (JAE).

La JAE becaba a personas relacionadas con las ciencias con el fin de promover la investigación en nuestro país. Desapareció al final de la Guerra Civil ya que no era del agrado del Movimiento Nacional del general Franco.

image

Espectroscopista

Miguel Catalán se dedicó desde su ingreso al estudio de la espectroscopia. Junto a Ángel del Campo, en 1916 publica su primer trabajo.

En 1917 publica su tesis, que trata sobre el espectro del manganeso y de la plata. En ella acuñó el término multiplete para referirse a las líneas espectrales que cada átomo o ion emite en su descenso de nivel energetico, siendo único para cada uno. Este tesis tuvo gran repercusión a nivel internacional sobre todo en los investigadores de la física-cuántica, tales como Sommerfeld y Bohr y de gran ayuda a la mecánica-cuántica. El primero le invitó a su laboratorio. Allí estuvo un curso académico y a su regreso a España vino con un alumno de Karl Becket para seguir estudios. Había pasado de alumno a profesor.

En 1920 es becado por la JAE y es enviado a Londres junto a Fowler, también espectroscopista. Allí se encontró con unos medios de investigación que en España no había, lo que le animó bastante.

Debido a su gran trayectoria, en el verano de 1936 tenía que dar unos cursos sobre la isotopía en Química para la Universidad de Verano de Santander, pero debido al estallido de la Guerra Civil tuvo que suspenderlos.

Marchó a Segovia para refugiarse de los bombardeos y pasó a formar parte del Centro de Información Heridos. No encontrándose cómodo con el trabajo que hacia, escribió unas letras a Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca, pero esta comunicación no surtió efecto, por lo tanto quedó en esa situación. Finalizada la guerra quiso volver a su laboratorio pero fue vetado, ya que había mucha desconfianza tanto en él (por haber sido republicano) como en la JAE. De hecho, esta desapareció y fue sustituida por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Al no poder mantener a su familia tuvo que pasar a trabajar en la industria privada,

Desde luego, esto no era lo que había soñado. A través de su suegro recibió una carta de Russell, astrofísico norteamericano que estaba bastante interesado en todos los trabajos de espectroquímica. Catalán le contesto exponiéndole la situación en la que se encontraba tanto a nivel económico como moral y comentándole que la guerra había destruido casi todos sus trabajos. Finalmente consiguió ir a Estados Unidos junto a Russell unos 12 años después de finalizada la guerra, lo que le sirvió de revulsivo tanto a nivel personal como profesional. En Estados Unidos estuvo invitado por la American Philosophical Society y trabajó en el Bureau of Standards con Meggers y Moore, También estuvo en el Massachusetts Institute of Technology, con Harrison, y en la Universidad de Pricenton con Shenstone.

En el año 1946 recobra su cátedra y reanuda su vida como había soñado. El viaje que hizo a Estados Unidos fue bastante favorable para él, aunque con ciertos límites. Entra en el CSIC, pero no en el instituto al que había pertenecido, sino en el Instituto de Óptica Daza de Valdés. En 1950 es nombrado jefe del departamento de espectros y consigue rodearse de buenos investigadores.

Bibliografía

Toda la información esta sacada del trabajo Exilio interior de Miguel Catalán, de José Manuel Sánchez Ron,y de un artículo extraído de El exilio cultural de la Guerra Civil 1936-1939, de José Mª Balcells y José Antonio Pérez Bowie.

2 Respuestas a "Una semblanza del químico-físico español Miguel Catalán"

  1. Francisco Javier Zarzuela Martín   8 - febrero - 2014 at 15:46

    Gracias por la semblanza.
    Hacer Memoria es superior y diferente que recordar.
    Me pido lo primero.

    Responder
    • Mamen Garcia Veza   9 - febrero - 2014 at 22:04

      Gracias por su comentario

      Saludos

      Mamen Garcia

      Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.