Adrenalina, dopamina, andrógenos, estrógenos, oxitocina y vasopresina: las sustancias bioquímicas del amor

  • Share on Tumblr

dopamina quimica del amor triplenlace.com

No vamos a defender aquí que el amor sea pura química. Pero sí que en los sucesos relacionados con el amor tienen lugar en el organismo una serie de procesos bioquímicos bien identificados que podemos dividir en tres etapas. .

imageEtapa 1 – atracción: dopamina y adrenalina

Cuando uno/a se enamora, el cerebro comienza a enviar rápidas señales: el corazón se acelera; las palmas sudan… Es porque se ha liberado : adrenalina. Después llega la dopamina, que provoca euforia y sentimientos de felicidad, aumento de energía y una menor necesidad de sueño o alimentación. La feniletilamina es la sustancia química responsable de la liberación de adrenalina y dopamina. Biológicamente hablando, la combinación de dopamina, adrenalina y feniletilamina es como un chute de cocaína.o droga similar.

Testosteron.svgEtapa 2 – Las hormonas esteroideas apremian

A continuación se producen estrógenos (estrona, estradiol, estriol…) en las mujeres y andrógenos (testosterona, androsterona, androstenediona…) en los hombres, si bien la testosterona (en la imagen) la segregan ambos sexos, siendo la sustancia responsable de la libido y el deseo sexual. Esta hormona se eleva cuando estamos enamorados. Algunas personas argumentan que esta etapa precede a la etapa 1, pero eso depende de cada cual…

 

Etapa 3 – Anexo: oxitocina, la hormona del amor

Más a largo plazo hay que considerar la entrada en escena de otras dos hormonas más relacionadas con lo emocional: la oxitocina y la vasopresina, las “hormonas del apego”.

La oxitocina se almacena en el cerebro. Cuando se libera, eso se traduce en sentimientos de apego y vinculación. Especialmente se libera durante el orgasmo, y eso supone que muchas parejas se sientan más cerca después de haber tenido relaciones sexuales. También se produce en el parto y es en parte responsable de la fuerte unión entre madre y su criatura.

La vasopresina también es una hormona de gran trascendencia en la relación de la pareja. Se ha comprobado que una especie de ratones polígamos se vuelven monógamos cuando se les introducen receptores de vasopresina. A otros animales se les quitaron los receptores para estas hormonas y sus vínculos con los demás se tornaron más débiles. Así que algunas personas quizá sean menos propensas a formar relaciones estables por poseer pocos receptores de oxitocina o vasopresina en sus cerebros.

Todo esto puede explicar un tipo de amor. El amor que se le tiene a un padre anciano evidentemente es otra cosa muy distinta, si bien probablemente también la química lo explique, al menos en parte.

Leave a Reply

Your email address will not be published.