Revelando una fotografía

  • Share on Tumblr

Daniel Medina Peris >

Hoy en día la mayoría de cámaras fotográficas domésticas y profesionales son digitales y atrás está quedando el tiempo dónde se tenían que revelar las fotografías, donde no se podían borrar y donde la química tenía un papel más relevante en todo el proceso.

Aunque el funcionamiento mecánico y conceptual en la fotografía digital es el mismo que en la fotografía analógica, el mayor cambio es la sustitución de la película fotográfica por un sensor digital formado por millones de píxeles y es en esta película dónde sucede la química de la fotografía.

Fotografía analógica

Cuando hacemos una fotografía estamos exponiendo un material fotosensible a la luz. Gracias al obturador y al diafragma podemos controlar el tiempo y la cantidad de luz que recibe este material durante la toma de la fotografía. Estos son los mecanismos principales para controlar nuestra fotografía.

La película fotográfica

La película fotográfica está formada por un material fotosensible sobre un soporte de plástico transparente. Este material fotosensible está formado por una fina capa de gelatina transparente con cristales de halogenuros de plata (AgX) en suspensión, generalmente bromuro de plata (AgBr), cloruro de plata (AgCl) o yoduro de plata (AgI).

Película fotográfica

Cuando un fotón es absorbido por el AgX se forma plata metálica debido a que los electrones saltan a un orbital de más energía que la banda de valencia (banda de conducción) y se pueden combinar con un ión intersticial de plata. Esta plata metálica es lo que forma la imagen latente negativa.

Los halogenuros metálicos pueden contener iones intersticiales debido a la diferencia de tamaño entre los cationes y aniones y al tener una estructura reticular suficientemente abierta para contenerlos.

Cristal de AgCl ideal y activado por un fotón

El proceso de revelado

El proceso de revelado consta de tres fases; el revelado, el fijado y el lavado.

I. EL REVELADO

Gracias a los polifenoles (agentes reductores) podemos crear átomos de plata alrededor de los átomos de plata iniciales en los cristales que han reaccionado con la luz. Este agente reductor cede electrones al halogenuro de plata, creando así plata metálica e iones del halógeno.

Revelado de una fotografía

De esta manera tendremos plata metálica negra (los halogenuros que han formado plata metálica grácias a la luz), cristales de sales blancas (los que no han formado plata porque no han estado expuestos) y sustancias residuales de la reacción (con un aspecto lechoso).

II. EL FIJADO

En este punto ya tenemos una imagen visible, pero la película sigue siendo sensible a la luz, ya que todavía tiene cristales “disponibles” para reaccionar, por lo que si exponemos la película a la luz reaccionará y se ennegrecerá.

El fijador, un compuesto químico ácido, convierte los halogenuros no revelados en compuestos solubles en agua que se eliminan con el lavado. El fijador más común y barato es el tiosulfato sódico.

III. EL LAVADO

Este proceso final es un simple lavado para eliminar los residuos de las reacciones y los halogenuros solubles. Una vez finalizado todo el revelado ya tenemos nuestra imagen en negativo en la película, fijada y lista para ser ampliada.

Proceso de revelado completo

Positivado

Para concluir con todo el proceso, el positivado de imágenes a partir del negativo consiste en proyectar luz con una ampliadora a través del negativo sobre un soporte pasivo de papel con el mismo material fotosensible y realizar todo el proceso de nuevo.

Dado que en el negativo se han formado zonas opacas donde ha incidido la luz, éstas mismas zonas la bloquearán en la proyección, obteniendo así la versión positiva de la imagen.

Ampliación para el positivado

Leave a Reply

Your email address will not be published.