La química de un bizcocho

  • Share on Tumblr

clip_image002

Jennifer Rufat Espinosa >

El mundo de la repostería es inmensamente amplio y antiguo, tiene millones de ramificaciones y cada ramificación miles de variantes. Incluso si nos centramos en un solo dulce, como un bizcocho, encontramos que tiene infinidad de recetas diferentes.

El término “bizcocho” proviene del latín: bis coctus, que significa cocido dos veces, término debido a que, después de su elaboración, lo volvían a meter en el horno para que se conservara mejor (esta técnica ya no se emplea en la actualidad).

El bizcocho es una receta sumamente conocida y antigua, se conoce que en la época de los egipcios ya existían recetas básicas de panes dulces. Dicha receta se ha ido modificando y adaptando a los gustos de la gente, a sus culturas, incluso, a sus enfermedades; hoy en día hay bizcochos de colores, sabores, frutos secos u otras decoraciones, rellenos de cremas u otros, con frutas, de distintas formas y tamaños, etc.

Ingredientes para elaborar un bizcocho y sus reacciones químicas

De todos los ingredientes que podemos utilizar para hacer un bizcocho, sólo unos pocos son indispensables. Es muy importante pesarlos bien para que, cuando reaccionen, no haya ninguno en exceso y pueda crear que nuestro bizcocho no suba lo suficiente, que suba en exceso, que quede seco, con mal sabor…

Los ingredientes indispensables para hacer un bizcocho son:

1. Azúcar

También conocido como sacarosa, es un disacárido (la unión de 2 monosacáridos isómeros: glucosa y fructosa), su fórmula química es C12H22O11, y se disocia en agua rompiendo el débil enlace que mantiene unidos dichos monosacáridos (aportando de este modo, a la masa, hasta un 30% más dulzor):

C12H22O11 + H2O C6H1206 (glucosa) + C6H1206 (fructosa)

clip_image002[7]

El azúcar no se conoció hasta que se introdujo en Europa la caña de azúcar, por lo que se empleaba miel para endulzar la masa. Pero endulzar no es su único cometido en un bizcocho: el azúcar es higroscópico (tiene la capacidad de retener la humedad) y esto permite que nuestro bizcocho no quede seco a consecuencia de la harina y los huevos; ayuda a que el bizcocho quede más esponjoso y se conserve por más tiempo; junto con la proteína del huevo producen unas reacciones que oscurecen el color de la capa superficial de nuestro bizcocho, estas se denominan las reacciones de Maillard y se activan con el calor del horno. También hay que tener en cuenta que hay personas que sufren de diabetes y no pueden consumir azúcar, en ese caso, el único edulcorante que permite el horneado es la sacarina, líquida o en polvo; en cualquier receta, basta sustituir cada 10 gramos de azúcar por uno de sacarina. Resumiendo, cuanto menos azúcar proporcionemos a nuestro bizcocho: menos dulce y esponjoso y más seco será. Pero si añadimos mucho exceso de azúcar, la masa en el horno no subirá lo esperado.

2. Harina

El mundo de las harinas es bastante amplio, dependiendo del tipo de elaboración que se quiera hacer tenemos: la harina de fuerza (de trigo) para masas, dulces o saladas, que requieran una fermentación previa; hay harina de maíz, centeno, cebada, avena, espelta, de sarraceno…; harinas levadas, que contienen levadura; harinas para celíacos, harinas integrales; también hay harinas para rebozar, para elaborar pizzas, etcétera. Para hacer un bizcocho suele emplearse la harina de trigo floja que tiene bajo contenido en proteínas. La función de la harina en la elaboración de un bizcocho es la de espesar la masa, darle elasticidad, esponjosidad y la retención del dióxido de carbono.

Además de nutrientes, vitaminas y minerales, los principales componentes de la harina son:

Carbohidratos: Aproximadamente el 70% del contenido corresponde al almidón, un polisacárido muy común en los cereales, y un 0.7% de celulosa entre otros de menor importancia en este caso.

El almidón es un polímero compuestos de dos polisacáridos, la amilosa y la amilopectina, es muy poco soluble en agua a no ser que se agite o se caliente a una temperatura entre 60 y 70ºC: Antes de incorporarse la harina a la masa, se ha de tamizar bien para que quede bien separada y no formen grumos, y se añade poco a poco removiendo bien todos los ingredientes, en este momento el almidón absorbe una pequeña cantidad de humedad inflando las partículas de almidón; una vez en el horno y alcanzada la temperatura anteriormente mencionada, este gelatiniza absorbiendo más líquido y espesando la masa.

El almidón disocia en dos polisacáridos que, a su vez, disocian principalmente en glucosa:

clip_image006

clip_image002Proteínas: Se dice que la principal proteína en la harina es el gluten y que esta se compone de dos glicoproteínas insolubles en agua, la glutenina y la gliadina. Pero lo cierto es que la glutenina y la gliadina, al entrar en contacto con el agua, se unen entre sí para constituir un complejo proteico, el gluten. Este confiere la elasticidad y esponjosidad del bizcocho cuando entra en contacto con el agua y, cuando se le aplica calor, la masa se expande y junto con el almidón le dan firmeza a la masa.

Al ser una harina floja, recomendada para repostería, no contiene tantas proteínas como la harina de fuerza, nuestra harina no debe contener más de 10g por cada 100g de harina, para que no absorba tanta agua y la masa no quede tan elástica. Esta elasticidad, aunque menos elevada que en otras harinas, facilitará la retención del dióxido de carbono, que conferirá la esponjosidad de nuestra elaboración.

Para aquellos que sean celíacos, existen en el mercado harinas que no contienen gluten como la harina de maíz (no confundir con la maizena), harina de arroz o de trigo sarraceno. Nuestro bizcocho quedará un poco más seco, jugoso y no será tan voluminoso ya que, al no contener gluten, no absorberá tanta humedad y se expandirá menos.

3. Huevos

En este apartado también encontramos diversas maneras de mezclar los ingredientes. El bizcocho más sencillo se realiza con azúcar, harina y huevos a pesos iguales, batiendo por separado y con el azúcar las yemas, hasta que queden bien blanqueadas, y las claras a punto de nieve, este paso hará que las claras y las yemas tengan más volumen por la formación de infinidad de burbujas de aire que conseguirán que nuestro bizcocho suba y quede esponjoso; una vez bien batidas, se unen y se le añade muy poco a poco la harina sin dejar de batir la masa, este paso es muy delicado ya que si vertemos la harina demasiado rápido, las burbujas de aire que han quedado retenidas podrían destruirse.

Por otro lado, se puede batir el huevo con el azúcar durante unos 15 minutos hasta que adquiera más volumen y añadir poco a poco la harina sin dejar de remover para que no forme grumos y añadirle un gasificante, o levadura química, para que la masa se eleve y quede esponjoso. En el caso anterior no fue necesario el gasificante pues se le dio volumen a la masa con las claras y las yemas, pero el inconveniente de ese proceso es que hay que dominar bien la técnica para que las burbujas de aire se mantengan hasta el final.

La clara del huevo está formada por una proteína constituida por una cadena de aminoácidos enroscada llamada albúmina, esta, al batirse y al calentarse, se desenrosca y permite a los aminoácidos enlazarse con otros aminoácidos de otras proteínas como las del gluten en la harina.

clip_image002[11]

Una vez tenemos la masa en el horno, el huevo y el azúcar reaccionan en la superficie a consecuencia del calor, las reacciones de Maillard. Estas son unas reacciones complejas, una modificación proteínica que se produce por el cambio químico de los aminoácidos que las constituyen y que tienen como consecuencia la caramelización de la capa superior de nuestro bizcocho, adquiriendo un color un poco más oscuro y una textura más firme y endurecida.

4. Impulsores

Un impulsor, también denominado gasificante, gaseosa o, incluso, levadura química se utiliza en repostería para darle, sobretodo, volumen y esponjosidad a las masas rápidamente: bizcochos, tartas, buñuelos, frutas de sartén, magdalenas, galletas, además de ser útiles en la creación de bebidas con gas, etc.

No hay que confundir el término levadura química con la levadura. La levadura es un microorganismo vivo (un hongo) que, con el calor, libera dióxido de carbono de manera lenta y continuada y se utiliza más en la elaboración de panes; en cambio, los impulsores no son aptos para elaboraciones en la que sea necesario un proceso de fermentación previo y bajo contenido en agua; no es un componente natural aunque, con el calor, también libera dióxido de carbono, pero de manera más rápida como puede ser la elaboración de galletas, bizcochos, buñuelos, etc. Si a nuestra elaboración le vamos a incorporar un ingrediente graso como mantequilla, aceite u otro, habrá que emplearlos para que nuestra masa leve y sea esponjosa.

También existen diversos tipos de impulsores:

clip_image002[13]1. Gasificantes: También son conocidos como gaseosas o sodas. Son impulsores que se venden en polvos, en sobres con dos compartimentos y cada uno de un color: uno blanco y el otro suele ser de color intenso para que se diferencie fácilmente. El sobre de color contiene bicarbonato de sodio y el sobre blanco contiene ácido tartárico y ácido málico. Los sobres vienen separados para que el bicarbonato y los ácidos no reaccionen antes de ser añadidos a nuestra elaboración. El gasificante se tamiza (se separa) junto con la harina y se añaden juntos a la masa de nuestro bizcocho.

clip_image0122. Levadura química: Suele denominarse por el nombre de una marca que la hizo muy famosa la “Levadura Royal” o polvos de hornear. Evidentemente, no es una levadura natural, sino que se trata de un producto químico casi idéntico a los gasificantes, con la diferencia de un añadido y que lo encontramos en sobres individuales, es decir, es un único sobre el que añadiremos a nuestra elaboración. El sobre se compone de un acidulante (ácido tartárico y/o ácido málico), un neutralizante (bicarbonato de sodio) y un separador que es el almidón. Se añade a nuestro bizcocho junto con la harina, de igual modo que los gasificantes. La función del almidón consiste en mantener separados los otros dos componentes en el sobre, para absorber la humedad tanto del sobre como la de la masa una vez incorporada, y que el bicarbonato no reaccione hasta que entre en contacto con el calor del horno.

3. Carbonato amónico o el carbonato potásico: (NH4)2CO3 y K2CO3 respectivamente, estos impulsores no levan mucho la masa en altura, sino que la levan a lo ancho, por lo que no son muy empleadas para realizar un bizcocho.

clip_image014El bicarbonato de sodio, podemos apreciar que todo impulsor lo emplea como ingrediente estrella para producir la mayor proporción de gas para darle esponjosidad a nuestra elaboración. Este, no es fácil de sustituir y es el encargado que se produzca el mayor porcentaje de las burbujas de nuestro bizcocho cuando se disocia, pero es porque tiene unas características esenciales:

  • Es un elemento muy seguro y estable.
  • Inerte con muchos compuestos.
  • Por su granulación tan fina, que es fácil de disolver.
  • Económico y de fácil obtención.El bicarbonato de sodio disocia del siguiente modo:

    NaHCO3 ←→ Na⁺ + HCO3⁻

    Y el anión bicarbonato en soluciones ácidas se disocia nuevamente:

    HCO3⁻ ←→ H2O + CO3⁻

    Es importante tener en cuenta que el bicarbonato no debe emplearse sin un ácido (limón, vinagre…) que elimine el mal sabor que aporta a la comida y que, además, libere el dióxido de carbono de manera más rápida.

    clip_image016Como hemos visto, los impulsores son la unión de una sal ácida (bicarbonato sódico, NaHCO3) con dos ácidos que actúa en dos fases: uno es el ácido tartárico (C₄H₆O₆) y el otro suele ser ácido málico (C₄H₆O₅):

    1. Cuando el gasificante entra en contacto con el agua y mezclamos los ingredientes, la humedad hace reaccionar el bicarbonato con el ácido tartárico formando gas carbónico (CO₂), que queda atrapado en la masa (esta reacción apenas la podemos apreciar):

    C4H6O6 (aq) + 2NaHCO3 (aq) Na2C4H6O6 (aq) + 2CO2 (g) + 2H2O (l)

    2. La segunda reacción se produce al calentar la masa al horno; el calor activa el ácido málico (que actúa también con el bicarbonato), el gas se dilata formando muchas más burbujas de dióxido de carbono por toda la masa. Parte del CO₂ producido se escapa y el que ha quedado atrapado dentro de la masa es el que le da el volumen y la esponjosidad a nuestras preparaciones. Produciendo la siguiente reacción:

    9 C4H6O6 + 15 NaHCO3 21 CO2 + 22 H2O + 5 Na3C6H5O7

    Las reacciones producidas son ácido-base, donde la principal consecuencia de dicha acción es la producción de dióxido de carbono. Por ello y teniendo en cuenta el uso que le vamos a dar, los ingredientes del gasificante deben cumplir unos requisitos:

    I. Debe ser inerte y no reaccionar con ningún otro ingrediente que vayamos a emplear, para no crear otro tipo de compuesto que pueda ser peligroso.

    II. No debe ser nocivo ni venenoso.

    Alternativas a los gasificantes.

    El tipo general de compuestos que, teóricamente, podrían ser utilizados para el uso que pretendemos, que es el de generar dióxido de carbono para la elaboración de una coca, son todos aquellos compuestos carbonatados que puedan liberar dicho gas y producir la misma reacción que el bicarbonato. Pero teniendo en cuenta las limitaciones a la que están sometidas:

  • Deben tener afinidad para reaccionar con ácidos.
  • No deben ser peligrosos para el medio ambiente ni para la salud.
  • No deben liberar gases nocivos ni de mal olor.
  • Debemos tener en cuenta su accesibilidad. Una alternativa fácil para poder sustituir un gasificante sería utilizar un poco de bicarbonato y unas gotas de limón. Dos de los motivos por los que son buenos ingredientes para obtener la reacción deseada serían que son dos compuestos que fácilmente asequibles en casa y además su reacción transcurre a temperaturas altas, y verifica que mientras tenemos la comida en el horno a unos 50°C, la reacción proporciona CO2 al medio, provocando así el “hinchamiento” de la masa. Como la fórmula química del bicarbonato es NaHCO3, y la del limón es, mayoritariamente, Ác. Cítrico (C6H8O7), La reacción que tendría lugar será:

    3NaHCO3(s) + C6H8O7(aq) → C6H5O7Na3(aq) + 3H2CO3(aq)

    C6H5O7Na3 (aq) + 3H2CO3(aq)C6H5O7Na3(aq) + 3H2O(l) +3CO2(g).

    clip_image018Otra alternativa a los gasificantes, si no tuviéramos a mano, sería el carbonato de magnesio (MgHCO3), ya que no produce problemas de salud y actúa como el bicarbonato. Pero, si nos adentramos un poco más en el mundo de la repostería, encontramos un ingrediente muy útil: el Cremor Tártaro. Es un ácido carboxílico (sal ácida) que recibe el nombre de bitartrato potásico o hidrogenotartrato de potasio ((COO)₂KH(CHOH)₂). Es un producto, a modo de polvo blanco, que podemos emplear en diversos ámbitos como en:

    ➢ Química: como patrón de referencia principal para un tampón químico; previene la cristalización de jarabes de azúcar.

    ➢ Hogar: junto con vinagre blanco, como agente limpiador.

    ➢ Alimentos: junto con KCl para reemplazar la sal libre de sodio; es un subproducto que resulta de la formación del vino; en mermeladas, salsas, sopas deshidratadas, caramelos y chicles, salmueras…

    ➢ Repostería: para evitar la recristalización del azúcar en preparados; para dar estabilidad cuando montamos nata o claras de huevo, como aditivo (E-334); para dar volumen a las masa además de ser un neutralizante del pH, etc.

    Además, este ingrediente, nos puede ser muy útil para crear un impulsor de modo casero, con otros ingredientes que solemos tener en nuestras cocinas:

  • ¹⁄₂cucharadita de crémor tártaro
  • 4 cucharaditas de bicarbonato sódico
  • 4 cucharaditas de almidón de maíz (maicena) En el caso de no tener crémor tártaro, lo podemos sustituir por:

    1. Vinagre blanco o zumo de limón (Como hemos mencionado anteriormente). Su comportamiento será, que al agregar bicarbonato de sodio a la solución ácida, como por ejemplo el Ác. Cítrico del jugo de limón, se forma la sal citrato de sodio (C6H5O7Na3).

    2. Ácido carbónico (H2CO3), el cual se descompone rápidamente en gran medida en agua (H2O) y óxido carbónico (CO2).

    Para concluir, no debemos olvidar la temperatura del horno y su estancia en él ya que es un factor clave para que nuestro bizcocho quede perfecto. Si el tiempo de cocción no es el correcto, cuando intentemos sacar el bizcocho del horno, este se puede hundir o puede que quede muy seco y duro, incluso quemarse. En primer lugar es importante precalentar el horno a una temperatura de 180ºC durante unos 25 minutos, una vez alcance la temperatura el tiempo de cocción varía según la receta, pero suele ser entre 30 y 45 minutos aproximadamente. Nunca hay que abrir el horno antes que pasen 30 minutos o dos tercios del tiempo que nos indique la receta, ya que el frío del exterior podría interrumpir las reacciones y hacer que nuestro bizcocho se desinfle; este es un proceso irreversible, una vez que nuestro bizcocho se hunde, no hay manera que vuelva a coger la altura.

    En resumen, todos los ingredientes esenciales para elaborar un bizcocho interactúan químicamente tanto en la mezcla de los ingredientes como con el calor que le proporciona el horno. Algunas de las precauciones que debemos tener en cuenta son:

    ★ Un exceso de azúcar puede hacer que el pastel no se eleve.

    ★ Debemos tener todos los ingredientes a temperatura ambiente.

    ★ Debemos montar muy bien los huevos ya que son quienes van a dar esponjosidad a nuestros bizcochos en el caso de no utilizar impulsores. En cualquier caso, cuanto más aireados dejemos los huevos, mejor nos va a quedar el bizcocho.

    ★ Es importante, a la hora de introducir el bizcocho en el molde, untarlo con mantequilla, harina, azúcar glas o aceite para que no se nos pegue la masa al molde.

    ★ Al introducirlo en el horno, ha de estar precalentado correctamente, es mejor si colocamos el molde sobre una rejilla dentro del horno y justo a media altura para que reciba el calor en todas partes con la misma intensidad y la cocción sea homogénea.

    ★ Nunca abrir el horno antes que pasen ⅔ del tiempo de cocción indicada en la receta.

    ★ Podemos comprobar que nuestro bizcocho está listo pinchando con un palito en el centro de la masa, sin sacarlo del horno y abriendo lo menos posible la puerta. Si el palito sale seco, nuestro bizcocho está listo; si el palito sale húmedo, con algún resto de masa, aún debemos dejarlo un poco más.


     Fuentes

    ● Historia de la repostería. Arte culinario. (2012). Disponible en internet: eolapaz3.blogspot.com.es/2012/06/arte-comestible.html

    ● La historia del bizcocho. Repostería III: las masas en repostería, los bizcochos I. (2011). Repostería, decoración y Craft. Disponible en internet: blaukitchen.com/2011/10/12/reposteria-iii-las-masas-en-reposteria-los-bizcochos-i/

    ● Disociación de la sacarosa. Fundamentos de tecnología química. (2005). Disponible en internet: books.google.es/books?id=JY8ZHJQn0DoC&pg=PA265&lpg=PA265&dq=disoc iacion+de+la+sacarosa&source=bl&ots=ay6QpK8p0h&sig=D5YNm9nIRSLljMqAEF8txE ipRDU&hl=es&sa=X&ei=nNaeVO2jIsv0UvPsgqgL&ved=0CC4Q6AEwAQ#v=onepage&q=disociacion%20de%20la%20sacarosa&f=false

    ● ¿Cómo reacciona el azúcar con el agua? Cultura y ciencia. Disponible en Internet: www.ehowenespanol.com/reacciona-azucar-agua-hechos_257206/

    ● La sacarosa y la reacción de Maillard. (2012). Blog de ciencia y cocina. Disponible en Internet: lareacciondemaillard.com/2012/12/01/azucar-invertido/

    ● Sustituto del azúcar. Cómo sustituir el azúcar por edulcorante. Disponible en internet: comida.uncomo.com/articulo/como-sustituir-el-azucar-por-edulcorante-25188.html

    ● Función de la sacarosa. Los azúcares en las masas fermentadas. Asesoría Técnica en Panificación Francisco Tejero. Disponible en internet: www.franciscotejero.com/tecnica/fermentaci%F3n/los%20azucares.htm

    ● Levaduras, harinas y masas. (2012). Disponible en Internet: www.tuteloguisas.com/index.php/levaduras-harinas-y-masas

    ● Harina, composición y efectos en un bizcocho. Harinas: fuerza, media fuerza, floja, panificable, etc. (2013). Disponible en Internet: delahuertaalacazuela.blogspot.com.es/2013/05/harinas-fuerza-media-fuerza-floja.html

    ● Composición de la harina de trigo. Alimentos y sus propiedades. Disponible en Internet: alimentos.org.es/

    ● El almidón. Universidad de Córdoba. Disponible en Internet: www.uco.es/master_nutricion/nb/Vaclavik/almidones.pdf

    ● El gluten. (2014). Disponible en Internet: www.chocolatisimo.es/%C2%BFque-es-el-gluten-y-como-se-forma/

    ● Reacciones químicas de los ingredientes básicos en un bizcocho. La levadura y las reacciones químicas de un bizcocho. (2014). Disponible en internet: miblogdefisicayquimicalorena.blogspot.com.es/2014/03/la-levadura-y-las-reacciones-quimicas.html

    ● El huevo. Química en la cocina. (2009). Central Sindical Independiente y de Funcionarios. Disponible en internet: www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_19/CARLOS_VAZQUEZ_SALAS02.pdf

    ● Cómo hacer un bizcocho sin poductos químicos. Cultura gastronómica. Todo sobre un bizcocho. (2008). Disponible en internet:  www.directoalpaladar.com/cultura-gastronomica/todo-sobre-sobre-un-bizcocho

    ● Levaduras y gasificantes. Elaboraciones de pastelería y repostería en cocina (2013). Disponible en internet: books.google.es/books?hl=es&lr=&id=MaRQAgAAQBAJ&oi=fnd&pg=PR11&dq=gasificante+o+levadura+qu%C3%ADmica&ots=UuXPM7-_s9&sig=RDmVCaFm2ydec HrSV5dYwKkvpVo#v=onepage&q&f=false

    ● Qué es el cremor tártaro y sus usos en la cocina. (2012). Disponible en internet: www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/que-es-el-cremor-tartaro-y-sus-usos-en-la-cocina

    ● Levadura química. Recetario Otea. (2009). Disponible en internet: otea.net16.net/cocina/levadura.pdf

    ● Levadura química. Levaduras. Cocinando con Goizalde. (2012). Disponible en internet: cocinandocongoizalde.com/2012/03/15/levaduras/

    ● Gasificantes. Química y Bioquímica de los alimentos II. (2004). Disponible en internet: books.google.es/books?id=swXN8dUFew0C&pg=PA45&dq=gasificantes+o+lev adura+qu%C3%ADmicas&hl=es&sa=X&ei=eNUsU-SRMcOg0QXF-oCADA&ved=0CDYQ uwUwAA#v=onepage&q=gasificantes%20o%20levadura%20qu%C3%ADmicas&f=fals e

    ● Ensayos sobre la levadura química. (2013). Club de ensayos; ensayos de calidad, tareas y monografías. Disponible en internet: clubensayos.com/Ciencia/Levaduras-Quimicas/1351400.html

    ● Bicarbonato sódico. Los aditivos en la alimentación de los españoles y la legislación que regula su autorización y uso. (2009). Disponible en internet: books.google.es/books?id=UaX5GdmyMJQC&pg=PA80&dq=gasificantes&hl=es&sa=X&ei=BowtU7XXE_K10QWopIHIAw&ved=0CGQQuwUwCA#v=onepage&q=gasif icantes&f=false

    ● La química y la cocina. (1996). Disponible en internet: www.calidoscopio.com/calidoscopio/ecologia/quimica/quimicaycocina.pdf

    ● El impulsor o gasificante, la mal llamada Levadura Royal. (2011). Disponible en internet: www.elmonstruodelasgalletas.com/2011/05/23/el-impulsor-o-gasificante-la- mal-llamada-levadura-royal/

    ● Los diferentes tipos de levadura. (2011). Disponible en internet: www.cocinillas.es/2011/09/los-diferentes-tipos-de-levadura/

    ● El bicarbonato de sodio. Disponible en internet: www.taringa.net/posts/info/995228/Bicarbonato-de-Sodio.html

Leave a Reply

Your email address will not be published.