N-Stoff: Química armamentística y aeroespacial de la Alemania nazi

  • Share on Tumblr

Rubén Herrero >

El trifluoruro de cloro (ClF3) es un gas incoloro, tóxico, corrosivo, oxidante y extremadamente reactivo que es capaz de iniciar la combustión de muchos materiales no inflamables sin necesitar una fuente de ignición. Esta capacidad destructiva llamó la atención de los químicos alemanes que trabajaban para el gobierno del III Reich, que empezaron a investigar su posible uso en aplicaciones militares a finales de los años 30 del siglo XX, y le dieron el nombre en clave de Stoff-N(sustancia N).

clip_image005

El desarrollo del N-Stoff, se convirtió en un secreto de Estado, guardado por el ‘Institut Ost‘ ubicado el complejo químico de Falkenhagen (imagen de su interior sobre estas líneas), al este de Berlín, localizado a unos 17 km de Frankfurt sobre el río Oder.  El complejo fue construido en 1938, incluso demoliendo el Castillo Falkenhagen, después de una demostración ante el propio Adolf Hitler, en la que el fuego producido por un combustible maravilloso literalmente disolvía un ladrillo y una vez encendido no era posible apagarlo.

El complejo de Falkenhagen lo componía un enorme búnker parcialmente subterráneo, de unos 14.000 m2 de superficie, con su propia línea de ferrocarril que ingresaba dentro del nivel superior de la enorme estructura.  La entrada del túnel ubicada en el extremo oriental, estaba cubierta con planchas de acero pintadas con camuflaje.  El Material-N procedente de varias plantas de producción fue depositado en ese búnker desde 1938.

En principio, la producción prevista del N-Stoff iba a ser de unas 50 toneladas métricas al mes, pero, cuando en 1944, las instalaciones fueron capturadas por el Ejército soviético, se descubrió que únicamente se habían sintetizado entre 30 y 50 toneladas métricas, a un coste de unos 100 Reichsmarks (la moneda de la Alemania nazi) por kilogramo de trifluoruro de cloro. Aproximadamente, 100 Reichsmarks, equivalen a unos 520 euros (€) de hoy, lo que nos da una idea de lo caro que resultaba la síntesis del ClF3.

 imageEstructura de la molécula del triflurouro de cloro

 La característica más importante de este compuesto es la violencia con que reacciona pudiendo descomponer el vidrio o el cuarzo. Destruye la materia orgánica, ya que es un oxidante extremo.  Combustiona el hormigón, ladrillos y compuestos cerámicos, asfalto, polímeros y resinas. Estas reacciones en su mayoría pueden llegar a ser violentas y explosivas. Una gota del N-Stoff enciende el papel, la tela o la madera. Es inerte ante el oxígeno, el nitrógeno y reacciona de forma explosiva con el agua:

ClF3 + 2H2O → 3HF + HCl + O2

 ClF3 + H2O → HF + HCl + OF2

 Por eso, los incendios producidos por la combustión de esta sustancia, no podían apagarse con agua. Esta es la razón por la que la única forma que los químicos e ingenieros alemanes encontraron para extinguir su combustión fue mediante su anegamiento a altísima presión en un compartimiento sellado.  El complejo de Falkenhagen tenía para ese propósito 4 enormes torres de agua que podían ser utilizadas en caso de emergencia.

El olor que despide es dulce y asfixiante, ataca las mucosas de la boca, la nariz, la garganta.  Al contacto con la piel produce úlceras y quemaduras causando daños irreversibles en los ojos, por lo que también podía ser usado como arma química.  El ClF3 reacciona con la mayoría de los metales formando una película impenetrable que protege al metal, pero al entrar en contacto con aleaciones que contienen carbono o silicio, lo hace particularmente explosivo y peligroso.

clip_image006

El trifluoruro de cloro, se almacenaba en los niveles inferiores del búnker utilizando contenedores de 2,5 toneladas que contenían 1 tonelada del producto.  Los almacenes eran 64 cámaras en cuatro hileras de 16 cada una que tenían una entrada superior para el anegamiento y escape de gases ya que las compuertas de acceso de las cámaras se cerraban de forma hermética. El personal a cargo de las instalaciones rondaba los 400 hombres, entre operarios, químicos e ingenieros.

Parece ser que el Stoff-N fue sometido a diferentes pruebas y ensayos, uno de ellos contra la “Línea Maginot”, pero los resultados fueron tan devastadores, destructivos e incontrolables, que los técnicos optaron por no utilizar la sustancia como arma incendiaria a gran escala. A día de hoy, no existen pruebas de que el N-Stoff fuera utilizado por los alemanes en los frentes de batalla de la Segunda Guerra Mundial.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, se supo que los alemanes tenían previsto utilizar el trifluoruro de cloro, como comburente para propulsar cohetes mayores que las bombas volantes V-2, y que se habían construido unas instalaciones y laboratorios para tal fin en unos bosques próximos a Falkenhagen. En estas instalaciones, se probaron y desarrollaron los motores para los cohetes.

clip_image007Bomba Volante alemana V-2.

Durante los últimos meses de la guerra, las instalaciones fueron trasladadas a Baviera, donde fueron capturadas por el Ejército de EEUU. La documentación técnica cayó en manos de los servicios de inteligencia estadounidenses, que, además, interrogaron intensivamente a los científicos responsables del proyecto.

Parece ser que esta información, fue la que utilizó la NASA para propulsar sus cohetes en la década de los años 50 del siglo XX, durante la carrera espacial ya que en sus investigaciones los alemanes habían descubierto que el ClF3 es hipergólico, es decir se trata de un oxidante que entra en ignición espontánea al contacto con otras sustancias químicas, como la hidracina, produciendo una reacción química que libera tal cantidad de energía que la hace ideal para lanzar cohetes al espacio:

3 N2H4 + 4 ClF3 → 3 N2 + 12 HF + 2 Cl2

 No deja de ser irónico que un país democrático como EEUU iniciara su carrera espacial gracias a los estudios e investigaciones de científicos alemanes que trabajaban para un Estado dictatorial y criminal como el III Reich. El profesor Von Braun personificó como nadie esta ironía del destino.


Fuentes

  • Gutiérrez Ríos, Enrique: “Química Inorgánica”. Editorial Reverté. 2ª edición. 2003.
  • www.chm.bris.ac.uk/motm/clf3/clf3.htm
  • en.wikipedia.org/wiki/Chlorine_trifluoride#Rocket_propellant
  • blitzkrieg2gm.blogspot.com.es/2012/05/el-n-stoff.html
  • www.exordio.com/1939-1945/militaris/armamento/n-stoff.html
  • people.uwplatt.edu/~sundin/114/plclf3.htm
  • u2.lege.net/cetinbal/germana4.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published.