Nuevo método español para transformar CO2 a bajas T y p

Como se sabe, el exceso de CO2 es un grave problema de estos tiempos. Para combatirlo se han ideado muchos métodos físicos y químicos (además de biológicos), como añadir al mar hierro o urea para favorecer el crecimiento del fitoplancton, enterrar el gas o disolverlo en el océano a grandes profundidades, o combinarlo con óxidos o silicatos para formar los carbonatos correspondientes:

CO2 + MO → MCO3

Ahora, un equipo de la Universidad de Zaragoza ha inventado en método para fijar el CO2 en sililformiatos a bajas temperaturas y relativamente bajas presiones (menos de 3 atm) mediante un proceso químico bastante limpio pues evita el uso de disolventes y residuos.

Los sililformiatos son derivados del ácido fórmico (HCOOH) que contienen silicio. El sililformiato más sencillo tiene esta estructura:

image

Sustituyendo los H unidos al Si por restos orgánicos se logran distintos derivados de este compuesto. De los sililformiatos pueden obtenerse los polímeros de siliconas y otros muchos productos orgánicos. Además, puede liberarse el ácido fórmico que forma parte de ellos (este ácido tiene muchas aplicaciones industriales, agrícolas, en tecnología de los alimentos e incluso en la fabricación de productos de cuero).

Lo que estos investigadores han hecho es una hidrosililación catalítica del CO2. Una hidrosililación consiste en adicionar a un compuesto insaturado (es decir, con dobles o triples enlaces) un compuesto del tipo (RR’R””)Si-H, como en este ejemplo:

image

El compuesto al que han adicionado los investigadores españoles el derivado de silicio es precisamente el CO2 (gracias a uno de sus enlaces dobles O=C=O):

image

Para catalizar la reacción se ha empleado este complejo de iridio:

image

Cover image for Vol. 124 Issue 44El trabajo lo han coordinado Luis Oro y Francisco Fernández-Álvarez y lo han llevado a cabo en el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, y la Universidad de Zaragoza, UZ) y el Departamento de Química Inorgánica de la UZ. Ha sido publicado en la prestigiosa revista alemana Angewandte Chemie. (Siguiendo esa mala costumbre de escribir las palabras extranjeras difíciles como se le antoja a uno, la fuente original de la información ha transmitido el nombre erróneo ‘Angewandte Chemiere‘, que es como si un alemán dijera ‘Quimiquera Aplicada‘; después el cómodo “copia-y-pega-sin-criterio” lo ha esparcido por la red.)

Luis Oro ha declarado que no se puede considerar su descubrimiento la solución para hacer frente al cambio climático, pero es una aportación más (y muy valiosa). Además, ha destacado de su investigación que:

El desarrollo de nuevos procesos químicos selectivos y de alto rendimiento permitiría una mayor economía de recursos naturales, eliminar o disminuir en la medida de lo posible la producción de residuos, reciclar y transformar moléculas con un impacto ecológico negativo y minimizar el gasto energético.

Leave a Reply

Your email address will not be published.