El estudio químico del esqueleto de un coral ha permitido el conocimiento oceanoclimático del golfo de Vizcaya en los últimos 60 años

madrepora oculata triplenlace.com

El estudio de las abundancias relativas de los isótopos de torio y uranio del esqueleto coralino puede dar interesantes informaciones sobre las condiciones oceanográficas y climáticas del lugar donde ha desarrollado su vida este animal, según ha demostrado un equipo internacional de científicos entre los que se encuentra Covadonga Orejas, del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO). El estudio lo han publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters. El esqueleto pertenece a la especie Madrepora oculata, coral de aguas profundas, y fue recogido en el golfo de Vizcaya a 700 metros de profundidad.

Este ejemplar nació en 1950, según la datación de torio-uranio realizada, y sus ramificaciones crecieron 4.2 milímetros por año. Su relación molar litio/magnesio ha dado información sobre la temperatura del agua durante la vida del coral. Un análisis isotópico de carbono-14 ha permitido conocer los patrones de ventilación de las masas de agua, y el de los isótopos de neodimio el origen de estas aguas.

Un aumento repentino del carbono-14 lo han asociado los científicos con unas pruebas termonucleares realizadas en los años 60. El neodimio  ha puesto de manifiesto un aumento en la advección hacia el norte de aguas temperadas, especialmente a finales de la década de los 50 e inicios de la de los 60, 70 y 80. Estas aguas templadas probablemente provenían de zonas subtropicales o del Mediterráneo.

El artículo lo firman J. C. Montero-Serrano y otros muchos y se titula Decadal changes in the mid-depth water mass dynamic of the Northeastern Atlantic margin (Bay of Biscay). Aparece en el volumen 364 de la mencionada revista (15 de febrero de 2013, páginas 134–144).

madrepora oculata triplenlace.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.