El bambú como material de construcción

El bambú tiene muchas ventajas como material de construcción: es un recurso sostenible rápidamente renovable y tiene propiedades mecánicas similares a la madera.

Se trata de un material anisotrópico, con propiedades mecánicas que varían en las direcciones longitudinal, radial y transversal. Dos ejemplos de bambú de ingeniería son el bambú trenzado o de filamentos paralelos y el laminado.

El primero consiste en haces de fibras molidas saturadas de resina y comprimidas en un bloque denso en forma de viga. El proceso mantiene la dirección longitudinal de las fibras de bambú y utiliza la matriz de resina para conectar los haces de fibras.

Sharma et al., Construction and Building Materials 81 (2015) 66–73

Por el contrario, el bambú laminado mantiene tanto las fibras longitudinales como una parte de la matriz original del tallo. La caña de bambú se parte, cepilla, blanquea o carameliza, lamina y prensa para formar tiras y, con estas, tableros.

Sharma et al., Construction and Building Materials 81 (2015) 66–73

La terminal 4 del aeropuerto Internacional Adolfo Suárez Madrid-Barajas es, según la empresa fabricante del material de bambú utilizado en el techo, la mayor realización arquitectónica de este material del mundo hasta la fecha. El techo tiene 200 000 metros cuadrados de lamas de bambú. Estas lamas constan de 5 capas de chapa de bambú y dos capas de fibra de vidrio prensadas conjuntamente. Están impregnadas con retardantes de fuego.

Moso