Curso Básico de Reactividad Química – 11 – Reacciones de polimerización y nucleares

>> Más temas del Curso Básico de Reactividad Química <<

Las reacciones de polimerización consisten en la unión de pequeñas moléculas (monómeros) para formar una molécula “gigante” (macromolécula), de peso molecular muy alto. Existen polímeros naturales como el caucho, el almidón, la seda, las proteínas o los ácidos nucleicos, y una infinidad de polímeros artificiales (baquelita, nailon, Kevlar, poliamidas, poliésteres, polietileno, cloruro de polivinilo…). Las uniones pueden producirse por reacciones de adición (de monómeros con dobles o triples enlaces) o de condensación (con pérdida de pequeñas moléculas como H2O o HCl). El mecanismo puede ser radicalario, iónico o catalítico. Según el mecanismo se pueden obtener polímeros de diferente tacticidad, es decir, orden interno. Dos familias comunes de polímeros son los vinílicos y los diénicos.

Las reacciones nucleares consisten en transmutaciones o alteraciones de los núcleos atómicos de muy diversas naturaleza. Así, algunas reacciones emiten partículas (alfa, beta…) o radiaciones (gamma); en otras se capturan electrones, neutrones o protones. También existen la reacciones de bombardeo, las de fisión y las de fusión. En el sistema periódico, la radiactividad aumenta en general con la masa de los núcleos; de hecho, hasta el elemento 82 (Pb) los elementos no son radiactivos (salvo el Tc y el Pm). Hay núcleos especialmente estables, como el Fe, que es el que tiene más energía nuclear por nucleón (los nucleones son los protones y los neutrones). En las reacciones nucleares se siguen ciertas reglas de conservación. Las más útiles son las de conservación del número atómico y del número de masa. Esto quiere decir que la suma de números atómicos de los reactivos es igual a la de los productos, y lo mismo los números de masa.

>> Más temas del Curso Básico de Reactividad Química <<