La química de Breaking Bad – 1: ¿Puede el ácido fluorhídrico disolver un cadáver?

Luis E. Castillero »

En la popular serie televisiva Breaking Bad, el profesor de Química protagonista y su alumnos que nunca aprobó la asignatura  se deshacen de varios cadáveres disolviéndolos en ácido fluorhídrico (HF). ¿Es eso posible? Más bien no. Lo demostró recientemente el programa MythBuster de Discovery Channel, pero era de suponer, porque es sabido que en la práctica los cadáveres se disuelven con bases (concretamente, mediante una hidrólisis alcalina mediante hidróxido sódico).

La primera vez que se realiza la “operación” en la serie la supuesta disolución no se completa porque el ácido ataca el contenedor en el que se encuentra el cadáver, que es una bañera. Eso hace que los productos de la reacción sean masas informes de órganos medio corroídos, sangre y porquerías variadas. Pero las veces siguientes, usando contenedores de plásticos, consiguen convertir los cuerpos en líquidos rojizos.

Los productores de MythBuster, con ayuda de químicos de la Universidad de Berkeley, probaron en el laboratorio con sendos trozos de madera, acero, yeso, una baldosa de linóleo y un poco de carne de cerdo. El yeso quedó convertido en una especie de papilla y la carne se ablandó un poco; los demás materiales no se vieron demasiado afectados.

No obstante, quisieron hacer otra prueba a mayor escala. En una bañera de hierro fundido, en el campo, colocaron un cerdo sin su cabeza y sobre él vertieron unos 22 litros de ácido (en Breaking Bad usan unos 7 litros). Nada. Además, usaron lo que llamaron una “salsa especial” cuya composición no quisieron decir porque “no queremos enseñar a los criminales cómo deshacerse de un cuerpo”, según explicaron. (Probablemente se trataba de agua regia, es decir nítrico más clorhídrico.) Con la mezcla que usaron, el cerdo quedó convertido en una fea masa sanguinolenta, pero no se disolvió ni tampoco se agujereó la bañera.


Propiedades del ácido fluorhídrico

En realidad, el fluorhídrico no es un ácido demasiado fuerte. De hecho, es el más débil de los ácidos hidrácidos de los halógenos (fórmula general HX, siendo X un halógeno). Al decir que no es fuerte queremos indicar que en su disociación

HF + H2O  ⇌ H3O+ + F

produce pocos iones  H3O+. Sin embargo, sí es un ácido que ataca a determinados materiales con mucha facilidad, pero su capacidad de corrosión se debe más al flúor que posee que a la de los iones H3O+.

Por otro lado, su acidez es mayor cuando su concentración es muy alta (es decir, cuando la proporción de agua es pequeña) porque además del equilibrio anterior se produce esta autodisociación:

2 HF ⇌ H+ + FHF

que también se puede escribir así si se considera la solvatación del ion H+:

3 HF ⇌ HFH+ + FHF

El anión FHF  se denomina comúnmente bifluoruro o, más correctamente, hidrógenodifluoruro.

Cuando se explican en clase las propiedades del ácido fluorhídrico se suele destacar de esta sustancia su capacidad de atacar al óxido de silicio y los silicatos contenidos en la mayoría de los tipos de vidrio y en las cerámicas. Igualmente, reacciona con muchos plásticos, pero no con los fluorocarbonados (como el teflón), el polietileno clorosulfonado, el caucho natural o el neopreno.

Las especificaciones sobre los riesgos para la salud de este compuesto son para tenerle respeto. En estado gaseoso es un veneno de acción rápida que afecta a los pulmones y la córnea de los ojos. Causa quemaduras en la piel que inicialmente no son dolorosas. Lo peor es que ataca el calcio de los huesos, por lo que el ácido concentrado se considera un tóxico sistémico que eventualmente puede producir paro cardíaco cuando entra en contacto con 160 cm2 de piel (al menos, eso dicen las fichas técnicas).

Finalmente, como hemos indicado más arriba, el método actual que se utiliza para “disolver” cadáveres de animales de granja  no es tratarlos con un ácido, sino someterlo a una hidrólisis alcalina con hidróxido sódico. El cuerpo queda reducido a una mezcla de consistencia lodosa de color marrón y restos de huesos. Cuando se seca y tritura se convierte en un polvo salino. Las empresas funerarias alegan que este procedimiento es más ecológico que la cremación porque solo requiere un tercio de la energía y produce un octavo de CO2.


La química de Breaking Bad:

0: Introducción
1: ¿Puede el ácido fluorhídrico disolver un cadáver?
2: El verdadero poder explosivo del fulminato de mercurio
3: Pila de mercurio
4: Fuegos de colores
5: Cocinando cristal
6: Composición del cuerpo humano
7: Ricina


Música: Breaking Bad, Tema principal