Electrolitos: qué son y qué importancia tienen en los seres humanos

Kaitlyn Patricia Delaney »

Un electrolito es cualquier sustancia que está compuesta de iones libres. Estos iones, es decir átomos o moléculas con cargas eléctricas, positiva o negativa, hacen que la sustancia se comporte como un medio conductor eléctrico. Algunos gases pueden funcionar como electrolitos bajo condiciones especiales, no obstante lo más común que se suele hallar son electrolitos en la forma de sales, ácidos y bases solubles. Un ejemplo común de una solución iónica, o electrolito, sería un poco de NaCl, sal común, añadida a un vaso de agua, dejando  que la sal se disuelva, dando paso al proceso de solvatación :

NaCl(s) → Na+ + Cl

solvatación

Estos átomos cargados actúan como portadores de corrientes eléctricas dentro del agua. El agua no está cambiado, debido a que lo que ha ocurrido es meramente una mezcla de sal y agua. La solvatación provoca una interacción entre las moléculas del solvente y el soluto, pero no cambia químicamente la sustancia. El NaCl se ha disuelto en el solvente, pero las moléculas de H2O se han quedado sin alteraciones. En este simple proceso, se ha producido un electrolito.

Los electrolitos desempeñan un papel crucial en todo organismo vivo. En un mundo sin ellos, la vida no sería posible. Toda forma de vida precisa de un complejo mantenimiento de electrolitos en niveles extracelulares e intracelulares. Sin darnos cuenta, el cuerpo humano por sí solo alberga electrolitos de sodio (Na+), potasio (K+), calcio (Ca2+), bicarbonato (HCO32−), magnesio (Mg2+), cloruro (Cl) e hidrógeno fosfato (HPO42−). Estos electrolitos son responsables de varios procesos vitales dentro del cuerpo humano como la respiración, la hidratación del cuerpo, el pH de la sangre, la función de los músculos y los nervios y la regeneración de tejido corporal dañado.

corriendo

El tejido muscular y las neuronas son denominados “tejidos eléctricos del cuerpo”. Los dos son activados por actividades electrolíticas entre el fluido extracelular e intracelular. Una contracción muscular necesita la presencia de sodio (Na+), calcio (Ca2+) y potasio (K+) para llevarse a cabo correctamente. Una carencia de electrolitos, o simplemente niveles inadecuados, pueden causar daño o debilidad en los músculos.

El corazón y las neuronas también emplean los electrolitos para mantener voltajes a través de sus membranas celulares y para enviar impulsos eléctricos de sí mismos a otras células. Con tantos electrolitos viajando en el flujo sanguíneo, los niveles se mantienen constantes por la moderación del hígado y varias hormonas. Los niveles se alteran cuando la cantidad del agua en el cuerpo humano aumenta o baja. Dependiendo de la hidratación del cuerpo, este desencadenará cambios para que se establezcan los niveles adecuados de los electrolitos. Al practicar cualquier actividad física, se suda y se pierden electrolitos, mayoritariamente sodio y potasio. De ahí que el consumo de alcohol, que funciona como diurético, cause una excesiva pérdida de fluidos del cuerpo, lo que supone también en una severa pérdida de electrolitos. Para mantener constantes las concentraciones de electrolitos en los fluidos del cuerpo hay que reemplazarlos diariamente.

Últimamente, el consumo de bebidas deportivas se ha puesto de moda como una manera de rellenar el cuerpo de electrolitos, pero también hay que tener en cuenta que hay muchas mejores fuentes que serían más recomendables. Las bebidas deportivas contienen, efectivamente, electrolitos, pero también muchos azucares refinados, colorantes artificiales y otros productos sintéticos perjudiciales.

Para asegurarse de que se ingiera una buena cantidad de electrolitos, no hace falta buscar más que los alimentos que contengan buenas fuentes de tales minerales. Cloruro de sodio, o sal común, aparece en prácticamente cada alimento que se compra hoy en día. Además, en un día de ejercicio intenso, hasta un poco de sal mezclada con agua será suficiente para mantener niveles adecuados de los electrolitos de sodio. Por los demás, basta consumir una dieta variada, con buenas cantidades de fruta y verdura. En muchos frutos secos, verduras –especialmente  de color verde oscuro– cereales y legumbres, hay grandes cantidades de electrolitos de magnesio, calcio, hidrogenofosfato, etc. Luego, el potasio también se halla fácilmente en alimentos como plátanos, tomates, acelgas, y naranjas. Los productos lácteos también contienen muchos electrolitos. Sin embargo, hay que tener fuentes variadas, y no depender de solo un alimento para todo.

alimentos electrolitos

Bibliografía

-es.wikipedia.org/wiki/Electrolito
-umm.edu/health/medical/spanishency/articles/electrolitos
-www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/002350.htm
-www.fitbie.com/slideshow/5-foods-help-replenish-electrolytes
-www.ehowenespanol.com/beneficios-bebidas-deportivas-gatorade-powerade-lista_183869/